HURACAN MARIA ACABO CON LA ISLA DE LOS MONOS

0
18

CAYO SANTIAGO, Puerto Rico (AP) — Mientras miles de soldados y empleados del gobierno luchan por devolver la normalidad a Puerto Rico, un pequeño grupo de científicos trabaja contrarreloj para salvar a más de 1.000 monos que podrían albergar en sus cerebros pistas sobre algunos de los mayores misterios sobre la mente humana.

Uno de los primeros lugares golpeados por el huracán María en el territorio estadounidense el 20 de septiembre fue Cayo Santiago, conocido como Isla de los Monos, un afloramiento de 162 hectáreas (40 acres) ante la costa este de Puerto Rico que es uno de los lugares más importantes del mundo en la investigación de cómo piensan, socializan y evolucionan los monos.

La tormenta destruyó prácticamente todo en la isla, despojándola de vegetación, destrozando los bebederos de metal de los monos y los muelles que utiliza el personal de la Universidad de puerto Rico para llevar bolsas de alimento, comida procesada que complementa la dieta natural basada en vegetación de los primates.

Angelina Ruiz Lambides, directora de las instalaciones en Cayo Santiago, señaló que todas sus herramientas habían quedado destruidas, y que no sabía si el seguro de la universidad o la agencia federal de gestión de emergencias cubrirían las reparaciones.

La historia de la isla como centro de investigación se remonta a 1938, cuando el hombre considerado como el padre de la primatología en Estados Unidos llevó una población de macacos Rhesus a Estados Unidos. Clarence Ray Carpenter quería un lugar con la combinación ideal de aislamiento y libertad, donde estudiar a monos que vivieran como hacen en la naturaleza pero sin las complicaciones de buscarlos en un territorio salvaje.