Más de cinco mil policías antiterrorismo protegen a Nueva York en día de elecciones

0
31

f

NUEVA YORK. Este martes, día de elecciones, más de cinco mil agentes antiterroristas han sido enviados a las calles para patrullar y proteger a la ciudad, durante el proceso comicial, y a los cuales se les adicionarán otros encubiertos que se sumarán al operativo de vigilancia.

El anuncio lo hicieron en una conferencia de prensa ayer en Times Square, el alcalde Bill de Blasio, el comisionado de la policía, James P. O´Neill y otros altos oficiales para tranquilizar a los neoyorquinos y básicamente a los electores.

En un día otoñal, en el que se pronostican temperaturas benévolas para la época sobre los 60 grados, se espera que por las características del proceso y lo febril de la campaña, millones de electores se movilicen, entre ellos una cantidad sin precedentes de latinos.

Otro aspecto que ha empujado a reforzar la seguridad es que desde hace 70 años ningún candidato a la Casa Blanca había escogido a Nueva York para esperar los resultados electorales y el ganador celebrar la victoria en la ciudad.

Hillary Clinton lo hará en el Centro de Convenciones Jacob K. Javits situado en la calle 34, con 840 mil pies cuadrados y capacidad para millares de personas.

Donald Trump esperará la decisión de las urnas en un pequeño salón que rentó la semana pasada en el hotel Hilton Midtown del centro de Manhattan.

“Por primera vez en la historia reciente los candidatos a la presidencia de ambos partidos van a monitorear los resultados en Nueva York y llevarán a cabo sus fiestas en Midtown”, dijo el comisionado O’Neill.

Añadió que el NYPD y el Servicio Secreto de Estados Unidos trabajan juntos para proteger a los ciudadanos en esos lugares y controlar el tránsito afuera.

“Más de cinco mil policías estarán custodiando la ciudad el día de las elecciones para asegurar a los ciudadanos de Nueva York”, señaló Carlos Gómez, jefe departamental del NYPD, quien habló en idioma español con medios latinos, luego de la conferencia de prensa.

POR MIGUEL CRUZ