Iglesia Católica: Asamblea OEA busca imponer agenda LGBT y “en contra de la vida”

0
52

M

El obispo auxiliar de Santo Domingo, Víctor Masalles y representantes del movimiento social “Si, queremos sostenibilidad”, demandaron de las autoridades firmar, con sus reservas, el Acuerdo de Santo Domingo que surgirá de la 46va Asamblea General de la OEA que se efectuará en el país, del 12 al 15 de junio próximo, por entender que la misma “busca imponer la agenda internacional a favor de personas LGBT y en contra de familia y de la vida”.

Monseñor Masalles, Leslie Torres, coordinadora de comunicación del movimiento y Neydy Casillas, asesora jurídica para la OEA y Latinoamérica de ADF, convocaron a una manifestación pacífica para el próximo domingo 12 de este mes, a las 3 de la tarde, en el Colegio Calasanz, ubicado en la avenida Independencia, para dar a conocer su posición y dar una voz de alerta sobre el evento.

La manifestación del movimiento, formado por familias articuladas en parroquias, congregaciones religiosas, sindicatos, juntas de vecinos y otras entidades, consiste en un programa de actividades de reflexión, oración y expresiones artísticas con relación al tema de la Sostenibilidad y el Fortalecimiento de la Familia como institución principal de la sociedad.

Entregaron el manifiesto de ese movimiento en el que establecen su posición en torno a la 46va Asamblea General de la OEA, cuyo tema principal es el “Fortalecimiento Institucional para el Desarrollo Sostenible en las Américas”.

Masalles dijo que en las propuestas de los tratados que se van a firmar existe mucha preocupación sobre algunos términos particulares como promover la transversalidad de género en todas las instituciones privadas y públicas.

Dijo que muchas personas no saben bien qué hay detrás de eso y de los términos “derechos sexuales, orientación sexual, identidad de género, expresión de género, derechos sexuales y derechos reproductivos.

“Detrás de todas estas expresiones hay una ideología y tenemos que conocerla, estudiarla y preguntarnos sobre éstas”, expresó y añadió “que en el fondo hay detrás una ideología que llama el Papa Francisco una colonización ideológica”.

Se refirió a una ideología que no es capaz de respetar la diversidad biológica entre el hombre y la mujer y la complementaridad que fundamenta la familia.

En tanto que Torres expresó que “Queremos decirle a la sociedad que si. Que queremos sostenibilidad. Que si, que estamos de acuerdo con el desarrollo sostenible pero uno que defienda la familia, que respete nuestra identidad cultural y que defienda la vida”.

Dijo que un grupo de familias están preocupadas porque siendo el tema de la asamblea el fortalecimiento institucional para el desarrollo sostenible observan que la familia, que es la principal institución que debe ser fortalecida y es el fundamento de la sociedad, está completamente ausente en las discusiones e incluso del borrado de la declaración de Santo Domingo.

En tanto que Casillas, asesora jurídica para la OEA y Latinoamérica de ADF, alertó sobre las implicaciones jurídicas que tendría que la República Dominicana al firmar ese documento al finalizar el evento.

Consideró que la familia está completamente ausente de ese documento y que existen una serie de propuestas que se discutieron previamente que impactaran la familia de forma negativa.

Expresó que uno de los documentos que serán firmados que fue acordado hace unos tres años es una declaración en contra de la discriminación y la tolerancia que pretenden acabar con ese problema discriminando a otros. Puso como ejemplo que al que este en desacuerdo con las uniones de personas del mismo sexo se plantean penas de cárcel.

“También estamos en contra con la discriminación pero no creemos que la forma es discriminando a otros. Este documento lo que implica es una protección para unos cuantos y una afectación para toda la mayoría y en este sentido todos nos deberíamos sentir afectados.

Afirmó que no es solo la familia la que se verá afectada.

Agrega que “los términos que utilizan de discriminación e intolerancia son tan amplios que cualquier acto, cualquier palabra, cualquier expresión puede considerada intolerante”.

Informó que lleva tres años participando en eventos de la OEA y que el año anterior decían en una actividad que los grupos que están a favor de la familia es un grupo incitador al odio, versión que debe ser rechazada.

Cuestionan que si la OEA promueve la democracia no se quiera respetar el derecho democrático de los pueblos de defender lo que quieran y rechazar imposiciones internacionales.