4 hábitos que podrían dañar la salud de tu vagina

0
330

SEXO

Aunque suene raro decirlo, tu vagina es autosuficiente. Esto quiere decir que por sí sola es capaz de cuidarse y permanecer (digámoslo así) en buen estado. En general, necesita poco mantenimiento, ¡ y no es broma!

A diario es mejor que lleves ropa interior de algodón, y sin apreturas.A diario es mejor que lleves ropa interior de algodón, y sin apreturas.

Además, a pesar de que pensamos que es una zona delicada, resulta que es muy resistente; y sabe cómo defenderse de las infecciones y de los ‘devastadores’ efectos de los cambios hormonales.

Sin embargo, ciertas prácticas y alimentos podrían provocar algún que otro descalabro. Estas son las 4 cosas que debes dejar de hacer por tu salud íntima, según un artículo publicado en Medical Daily.

1. Tanga para todo. Vale que quieras sentirte sexy y deseada pero, ¿de verdad tienes que llevar tangas de hilo y braguitas de encaje o transparentes las 24 horas?

Resérvalas para las ocasiones especiales, y el resto del tiempo, opta por el algodón. Y por favor, la ropa interior….  ¡siempre de tu talla! La xs no es para todas y puedes acabar produciéndote roces y heridas realmente dolorosas.

[Relacionado: Si sientes picor, irritación o dolor…]

Por cierto, las prendas sintéticas (de lycra o de materiales no transpirables) retienen la humedad y esto te deja indefensa ante las infecciones vaginales.

También debes tener en cuenta la forma y el diseño de estas prendas íntimas descartando aquellas que se claven o que froten la piel constamente en el mismo lugar porque pueden dejar marcas en la vagina y el ano.

2. Depilación extrema o rasurado total. Declararle la guerra al vello púbico tampoco es una buena idea. Por mucho que se lleve la depilación integral y las ingles brasileñas, te advertimos que cuanto más rasures la zona, más larga es la lista de posibles complicaciones e imprevistos.

En primer lugar, el vello púbico está ahí por una razón. Aparte de trabajar como un gancho para la atracción sexual, también protege la vagina de la fricción y la infección. De hecho, los expertos aseguran que el pelo tiene una función protectora frente a las infecciones cutáneas y las enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

Por lo tanto, una vagina calva es una vagina vulnerable. Según los ginecólogos, el estreptococcus es una de las infecciones más comúnes en la vaginas sin pelo.

 

No te aguantes las ganas, ve al baño todas las veces que sean necesarias.No te aguantes las ganas, ve al baño todas las veces que sean necesarias.

Algunos médicos están descubriendo que las áreas púbicas y genitales recién afeitadas también son más vulnerables a las infecciones de herpes debido a que las heridas microscópicas están expuestas a los virus transmitidos por la boca o los genitales.

Sin embargo, recortar el vello o depilarse el área lateral no es tan arriesgado, por el menor roce de esta zona.

3. Los lavados vaginales pueden estropear el equilibrio natural que proporcionan las bacterias buenas, y hacerlo con regularidad puede hacerte vulnerable a una serie de enfermedades, entre ellas las infecciones por hongos, enfermedades de transmisión sexual, e incluso infertilidad.

Así que cuando te duches, céntrate en la vulva, los labios y el clítoris. El moco cervical es el encargado de que la vagina se limpie por si sola, de forma natural.

[Relacionado: Ropa ajustada y carbohidratos, una mala combinación]

Si no lo crees, pregunta a tu ginecólogo. Ninguno las recomienda porque pueden alterar el Ph vaginal.”No hay una buena razón para lavados vaginalespero sí muchas buenas razones para no hacerlo,” explica el ginécologo Johns Hopkins, del centro Jean Anderson, en declaraciones a Psychology Today.

 

Nada de obesionarse con los pelos, ¡ni tú ni él! Lo natural es tener vello.Nada de obesionarse con los pelos, ¡ni tú ni él! Lo natural es tener vello.

4. Las comidas fuertes y el azúcar. Algunos alimentos como el ajo, los espárragos o el curry son capaces de modificar cambiar el olor corporal general, y la vagina no es una excepción.

Además (y nos duele decirlo), el exceso de azúcar podría hacer que tu vaginal sea más propensa a las infecciones por hongos. Si consumes una gran cantidad de azúcar refinada y otros hidratos de carbono simples aumentan las posibilidades de que sufras infecciones por hongos (candidiasis).

Para evitarlo, restringe los dulces y trata de llevar una alimentación equilibrada en la que no falten los cereales integrales y las verduras frescas.

Si logras controlar estos ‘malos’ hábitos te evitarás muchos problemas. Otros consejos importantes para prevenir las infecciones vaginales:

– Incluir yogurt en tu dieta
– Reducir el estrés
– Limpiarse de delante hacia atrás
– Utilizar condón
– Lubricar la vagina
– Consulta a tu médico sobre las pastillas con hormonas
– Controla tus niveles de glucosa (azúcar), si eres diabética

es.tendencias.yahoo.com