25% de parturientas en el Cabral son haitianas

0
61
M
Ricardo Santana
Santiago

Al menos 25 por ciento de los nacimientos que se producen en el Hospital Regional José María Cabral y Báez, de Santiago, son de haitianos, informó al LISTÍN DIARIO el director de ese centro de salud, Ernesto Rodríguez.

El médico manifestó que muchas de esas parturientas llegan directamente desde Haití a dar a luz y que se les atiende sin dificultades y en iguales condiciones como a las dominicanas.

Un informe enviado a este diario por el Departamento de Relaciones Públicas del Hospital Cabral y Báez establece que en el cuatrimestre enero-mayo del 2015, se produjeron en ese centro 302 nacimientos y que en este 2016 la tendencia es igual.

En enero del año pasado, se produjeron 46 partos, en febrero 32, en marzo 59, en abril 64 y en mayo 61 y que la cifra de un año a otro varía muy poco. El director del centro hospitalario más importante del Cibao declaró, en entrevista para LISTÍN DIARIO, que allí se aceptan a todos los pacientes y no se les cobra un centavo a nadie.

Indicó que muchos de los pacientes haitianos, incluidos parturientas, llegan transferidos de hospitales de su país en condiciones críticas y se les atiende sin importar su posición social, económica, nacionalidad, porque lo importante es asistir a las personas que los reclaman.

Según médicos haitianos, la salud pública y privada en Haití es bastante costosa y, en consecuencia, la mayoría de personas no tienen los recursos a su alcance para costearla y por esa razón acuden a centros hospitalarios dominicanos para recibir asistencia.

A este respecto, el director del hospital Cabral y Báez sostuvo que en ese lugar se atienden sin costo alguno a todas las personas que llegan y son transferidas de otras partes sin importar sus circunstancias y su situación de salud.

Se recuerda que el Colegio Médico Dominicano (CMD) aseguró que la muerte de pacientes, que son “rebotados” de un centro de salud a otro en busca de atención especializada de emergencia o de cuidados intensivos, es fruto de las precariedades del Sistema de Salud.