Delincuentes asaltan gasolinera en Luperón llevándose más de 160 mil pesos y casi matan al sereno

0
70

M

PUERTO PLATA.- Unos tres delincuentes atracaron  la estación de combustible Esso ubicada en el municipio de Luperón en la parte oeste de la provincia Puerto Plata, donde tras golpear al sereno ingresaron a las oficinas administrativas y cargaron con más de 160 mil pesos en efectivo, según informó el comunicador Cosme Ulloa.

Los sujetos que cometieron la acción vandálica en la estación gasolinera de Luperón, fueron apresados en horas de la mañana por agentes de la Dirección Central de Investigaciones Criminales (DICRIM) de la Policía Nacional, siendo identificados como Jeffrey Antonio Belliard, Bronan Diloné y al un tercer malandrín se le omite el nombre por razones legales ya que apenas tiene unos 17 años de edad.

Estos tres antisociales para efectuar su robo, primero le asestaron un palo en la cabeza al el nacional haitiano Jefferson Delunt quien es el sereno (vigilante) del citado establecimiento,  quien por el impacto cayo inconsciente al piso siendo cargado por los pillos quienes lo llevaron a un baño donde lo ataron y lo dejaron emanando mucha sangre de la cabeza, para luego romper la puerta de las oficinas.

De acuerdo con las declaraciones ofrecidas por el administrador de la estación de combustible atracada; Luis Manuel Belliard, los tres delincuentes rompieron la puerta de la oficina administrativa y abrieron un archivo de metal cargando con un monto de 160 mil pesos producto de la venta del día jueves, pero además también se llevaron un cifra indeterminada dinero en monedas que no estaba contabilizando.

Sobre éste caso, la Policía Nacional informó que los sujetos apresados, Jeffrey Antonio Belliard, Bronan Diloné y el menor de 17 años quienes son los principales sospechosos de este robo ya que en otras ocasiones han estado involucrados en acciones delictivas por lo que serán enviados en las próximas horas ante la Fiscalía de Puerto Plata desde donde serán enviados ante los tribunales de justicia.

POR ANTONIO HEREDIA